ALERTA CON EL DOLOR REPENTINO DE CABEZA...



Fuerte y repentino dolor de cabeza, entumecimiento o debilidad súbita en la cara, los brazos o las piernas; confusión, problemas de visión y de motricidad son algunas señales de alerta que anteceden a las trombosis y a los derrames cerebrales.

Internamente, las arterias que llevan la sangre al cerebro se tapan o se rompen y, cuando esto se presenta, empieza a morir un área de este órgano, porque deja de recibir el oxígeno y los nutrientes necesarios para su funcionamiento.

Su severidad depende del sitio donde se encuentra la arteria y de la extensión del daño. Por eso, los afectados presentan problemas de movimiento, de sensibilidad y de comunicación, o se afecta su estado de conciencia y pueden entrar en coma o morir.

El tipo más común de ataque cerebral (la trombosis) puede ser tratado. Hoy existen métodos para destapar las arterias obstruidas, que incluyen medicamentos. El plazo máximo para iniciar tratamiento es de tres horas.

El problema es que el enfermo usualmente no se da cuenta de lo que le está pasando, porque su cerebro se afecta. A un espectador, alguien con estos síntomas puede parecerle simplemente distraído o confundido. Esto repercute menos en su estado de salud si alguien a su alrededor reconoce los síntomas y actúa con rapidez.

Aunque son enfermedades del cerebro, estos ataques pueden afectar a todo el cuerpo, causar parálisis, problemas cognitivos, de sensibilidad, de visión, del habla y de coordinación motriz.

Manteniendo bajo control factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes, los niveles altos de colesterol y los problemas coronarios. Si fuma, tiene que dejar el hábito.

Dependiendo del sitio del sangrado es posible drenar con cirugía. Incluso, en los casos de aneurismas rotos (debilidad arterial), puede evitarse que vuelvan a sangrar. Como la sangre ocupa espacio, se puede actuar para que no aumente la presión en las células del cerebro y las mate.

Hay que empezar un programa de rehabilitación integral, orientado a mejorar la movilidad, la sensibilidad y los patrones de comunicación y que se reintegre a sus actividades normales.

Un equipo interdisciplinario debe intervenir desde que la persona se hospitaliza y fijar metas específicas en el movimiento, en lo funcional, en el lenguaje y en lo cognitivo, con base en el diagnóstico y en el pronóstico médico.

Síntomas que exigen correr a urgencias

Pérdida súbita del conocimiento, de la fuerza y de la sensibilidad.

Convulsiones de cualquier tipo.

Alteraciones del lenguaje: confusión, incoherencia y dificultad para entender.

Problemas del habla: dificultades para articular las palabras (habla pastosa).

Alteraciones del equilibrio: si la persona sufre pérdida de fuerza en una parte del cuerpo.

Pérdida de la visión o de cualquier otro sentido, como la audición o el olfato.

Pérdida del control de los esfínteres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ADVIERTEN QUE PERFORACIONES EN LOS SENOS SON CAUSANTES DE INFECCIONES MAMARIAS...

CREACION DE GLOBULOS ROJOS PODRIA TERMINAR CON CANCER Y ANEMIA ...LO DETERMINA ESTUDIO DE CIENTIFICOS ESTADOUNIDENSES

GRANDES BENEFICIOS DE LA CAIGUA..